Como líder, provocas un efecto en tu equipo: cuando sales de una junta, las personas se sienten más grandes, o más pequeñas que antes. Esto es un gran poder del que desafortunadamente muchas veces no somos conscientes como líderes.

Algunos líderes intentan alentar a sus equipos criticándolos, dejándoles saber solo las cosas que necesitan hacer mejor. Esto tiende a tener un efecto aplastante, bajando la moral del equipo y desmotivado, dejándolo sin ganas de mejorar.

Debes recordar que a la hora de la verdad, aportar el mayor valor es algo voluntario. Solo puedes pagar por las horas de trabajo de una persona, pero si quieres que den lo mejor de sí mismos, tienes que ganarte sus corazones. Eso no puedes exigirlo, ni siquiera pagarlo, tienes que ganártelo.

Motivadores que crean confianza e incrementan el éxito

En mi experiencia, estas son las principales maneras de mantener motivado a tu equipo:

1.- Asume que todos son inteligentes y están trabajando duro.

Las personas quieren tener éxito. Cuando tu confías fundamentalmente en que están trabajando arduamente para alcanzar o exceder tus expectativas, los empoderas. En contraste, dudar de las capacidades o la ética de trabajo de tu equipo, puede sabotear rápidamente los esfuerzos de todos.

2.- Escucha con atención y realiza preguntas significativas.

Parece tonto recomendar algo tan simple como escuchar atentamente, pero muchos líderes no saben hacerlo.Escuchar con atención y hacer preguntas realmente relevantes, no solo genera mejores ideas y conversaciones, sino que además eleva la fe de tu equipo en tu nivel de compromiso y genera “momentum”.

3.- Reconoce los sacrificios que tu equipo ha realizado en tu nombre.

Cuando reconoces como las personas de tu equipo ha trabajado poniendo los intereses de la empresa por encima de los suyos, demuestras humildad y gratitud, factores fundamentales para mantener colaboraciones sanas. Puedes inspirar profundamente a tu equipo cuando reconoces los sacrificios que han realizado.

4.- Expresa gratitud por sus esfuerzos y sus resultados.

Esto es básico, sin embargo, muchas veces olvidamos agradecer a nuestros colaboradores por lo que han logrado. Ganas lealtad e incrementas la seguridad y confianza en el equipo cuando te tomas el tiempo para realmente expresar gratitud por el trabajo que realizan los demás.

5.- Recuérdales porque su trabajo es muy importante.

Es fácil perder de vista la visión global, en el día a día. Recordar a cada miembro de tu equipo, como su trabajo está aportando a la gran visión que comparten, les motivara a dar lo mejor de si mismos.

6.- Integra espacios de relajación en el sistema.

Cuando el trabajo es estresante y rígido todo el tiempo, nos desgastamos. Incluir periodos de descanso entre periodos de concentración profunda y trabajo arduo, nos alivia. Todos sabemos que dedicar tiempo a relajarnos, nos permite regresar al trabajo más agudos, con más energía y creativos.

 

Claro que debes hablar con tu equipo de temas que necesiten ser atendidos para mejorar, pero idealmente será de una manera que les mantenga motivados.

Una vez que has conformado tu equipo ejecutivo de clase mundial, es indispensable mantenerlo motivado y con los máximos niveles de energía, para ejecutar exitosamente las estrategias definidas y alcanzar sus objetivos organizacionales. Esto genera un ciclo autosustentable que se mantendrá a si mismo, acelerando el crecimiento de tu empresa.

Una vez que has conformado tu equipo ejecutivo de clase mundial, es indispensable mantenerlo motivado y con los máximos niveles de energía, para ejecutar exitosamente las estrategias definidas y alcanzar sus objetivos organizacionales. Esto genera un ciclo autosustentable que se mantendrá a si mismo, acelerando el crecimiento de tu empresa.

Descarga gratis el ebook Coaching Ejecutivo para LÍDERES para obtener más ideas para motivar a tu equipo.

Compartir
×