El concepto de inteligencia emocional se hizo popular por primera vez en los años 90, y le dio nombre a esas cualidades que la mayoría de nosotros podemos reconocer y apreciar, pero que no son fácilmente medibles.

Las personas emocionalmente inteligentes son más hábiles para comprender, percibir y controlar sus propias emociones y las emociones de los demás. Esto hace que sea más fácil comunicarse con ellos y les da una gran ventaja en el lugar de trabajo.

La gran noticia es que, a diferencia del cociente intelectual, cualquiera puede trabajar para mejorar su cociente emocional. Si tienes un rol de liderazgo, mejorar estas“habilidades blandas” es una de las mejores maneras de convertirte en un gerente más eficaz y popular, sea cual sea el tipo de equipo que estés liderando.

¿Es difícil mejorar la inteligencia emocional?

La inteligencia emocional puede ser difícil de desarrollar, pero no es imposible. A diferencia del cociente intelectual, que se piensa que es fijo, la inteligencia emocional puede mejorarse usando los métodos correctos. Requiere entrenamiento, pero es una buena práctica para cualquier persona, especialmente para aquellos en posiciones de liderazgo. Cualquiera, incluso aquellos con una alta inteligencia emocional, pueden beneficiarse de trabajar en sus comunicaciones e interacciones con los demás, ya que esto fortalece las relaciones, tanto dentro como fuera del lugar de trabajo.

¿Cómo te ves a ti mismo?

Uno de las dificultades para desarrollar la inteligencia emocional es que, en ocasiones, no tenemos una idea precisa de cómo nos ven los demás. Si estás en un puesto de liderazgo, puedes tener algunas nociones sobre cómo se siente tu equipo con respecto a ti, pero no son necesariamente ciertas.

Se necesita una perspectiva externa y honesta para ayudarnos a dar un paso atrás y reevaluar cómo nos ven los demás y cómo nos vemos a nosotros mismos. En la mayoría de los casos, a las personas les resulta más fácil conocer su coeficiente intelectual, simplemente porque es más fácil de cuantificar objetivamente. Para conocer tu inteligencia emocional puedes contar con un coach, que te ayudará a averiguarlo. Existen herramientas para medir tu inteligencia emocional, como el informe EQ-I 2.0 que relaciona la inteligencia emocional con el desarrollo del liderazgo.

Estrategias para el crecimiento

Mejorar tu inteligencia emocional requiere un esfuerzo continuo, y nunca habrá un momento en que el que la práctica haya terminado. Sin embargo, una vez que empieces a acostumbrarte a practicar la inteligencia emocional, será más fácil a medida que pasa el tiempo. Estas son algunas estrategias que te ayudarán a comenzar a desarrollar tu inteligencia emocional.

Comienza a identificar tus emociones

El seguimiento y la conciencia de tus emociones es el primer paso para mejorar tu inteligencia emocional Cuando comiences a experimentar una emoción, da un paso atrás e intenta descubrir qué es lo que estás sintiendo y por qué lo estás sintiendo. Escribir un diario también te puede ayudar a superar y comprender tus emociones.

Practica respondiendo

Cuando reaccionamos, actuamos instintivamente en función de nuestras emociones, no pensamos en cómo queremos responder. Tomarte un momento para pensar cómo te gustaría responder a otra persona puede ayudarte a convertirte en un mejor comunicador y generar interacciones más positivas. Por ejemplo, si alguien te hace una crítica constructiva, no reacciones inmediatamente a la defensiva. Haz una pausa, piensa en cómo te gustaría responder y luego continúa la conversación de manera positiva. Las personas emocionalmente inteligentes tienen el control de sus comunicaciones y tienen la confianza para tomarse bien las críticas.

No evites el conflicto

El setenta por ciento de las personas evita las conversaciones difíciles en el lugar de trabajo, pero la evitación no ayuda a la comunicación; la descompone y permite que los sentimientos crezcan. Es importante tratar los problemas lo antes posible, utilizando la interacción para tratar el problema de una manera saludable. Eso significa evitar el lenguaje acusatorio. Tratar con los conflictos de esta manera fortalece las relaciones.

Trabaja con un coach

La retroalimentación objetiva y el apoyo externo pueden ser justo lo que necesitas para mejorar tu inteligencia emocional. Tanto si te reúnes con un coach regularmente en persona o elijes un coach online una perspectiva externa puede ser muy útil para desarrollar tu inteligencia emocional, obteniendo comentarios constructivos.

Desarrolla la inteligencia emocional, obtendrás una gran recompensa

No puedes controlar las acciones de nadie más que las tuyas, pero puedes controlar tus reacciones. Al trabajar todos los días para mejorar tu inteligencia emocional, estarás mejor preparado para todo tipo de relaciones, desde la familia hasta tu equipo en el trabajo. La inteligencia emocional puede parecer difícil de desarrollar, pero con un esfuerzo consciente y constante, puedes obtener una gran recompensa: mejores relaciones con quienes te rodean y una vida más feliz en la que tienes el control. Es un viaje de por vida, pero en los negocios y en la vida, la inteligencia emocional te ayudará a alcanzar tus metas.

Comienza a desarrollar la inteligencia emocional del equipo de líderes de tu empresa con este taller de dos horas de duración. Gratuito en Ciudad de México durante el mes de enero.

Compartir
×