La web Entrepeneur.com publicó un artículo sobre las 11 razones principales por las que los millenials son despedidos, y las cinco más importantes eran: la necesidad de independencia, falta de confianza, ansiedad, falta de comunicación, y que los millenials no tienen visión.

Algo tienen en común todas estas razones, son carencias en lo que en el mundo laboral se llaman “habilidades blandas”. Pero, en realidad, habría que llamarles lo que realmente son: habilidades esenciales, porque son absolutamente necesarias para prosperar en el mundo actual.

 

Las habilidades blandas en el mundo académico

El problema de la carencia en este tipo de habilidades es de base. No se enseñan en el mundo académico donde solo parecen importantes materias como matemáticas, ciencias, historia, álgebra, literatura, la fecha de inicio y finalización de la Revolución Francesa…

El sistema educativo no tiene en cuenta estas habilidades, no se entrenan. Más tarde, llegamos al mundo laboral y serán estas habilidades llamadas blandas las esenciales para el buen desempeño en el puesto de trabajo.

El 92% de los gerentes de contratación dicen que las habilidades blandas son tan importantes, o más importantes, que los conocimientos técnicos.

Una de las razones por las que los millenials son despedidos es por su falta de visión; ¿por pensar que son solo una pieza en una máquina? Para muchos eso es lo que la escuela les ha enseñado. Siéntate en silencio, aprende esto, repítelo en un examen y pasas al siguiente nivel.

Las empresas quieren personas capaces de comunicarse y trabajar en equipo. ¿Pero les hemos enseñado a comunicarse en la escuela o la universidad? ¿O estaban sentados en filas la mayor parte del tiempo, sin que se les permitiera hablar?

 

Las habilidades blandas en el mundo laboral

Esta tendencia continua en el mundo laboral. Aunque las organizaciones se dan cuenta de que la carencia de habilidades blandas es lo que está impidiendo a algunos empleados tener un buen rendimiento, no les están proporcionan los medios necesarios. Todavía muchas organizaciones solo invierten en capacitar a los empleados en conocimientos técnicos. ¿Pero cuantas veces tienen que despedir a un empleado por la falta de habilidades duras?

La excusa que ponen muchas organizaciones es que el empleado ya debe de contar con esas habilidades. Piensan que la empresa no está para enseñar, sino para trabajar. Sin embargo, vemos que no es así, que, primero, no siempre el empleado posee esas habilidades, porque como vemos en el sistema educativo raramente se han entrenado. Segundo, aunque se cuente con las habilidades blandas necesarias, estas necesitan ser reforzadas, hay que seguir actualizándolas.

Al igual que se realizan cursos para dominar una nueva herramienta técnica, tanto o más importantes son las capacitaciones para dominar habilidades blandas esenciales para el puesto de trabajo.

El problema no es de los millenials, todos hemos pasado por ello y aprendimos las habilidades blandas necesarias para prosperar en nuestra carrera profesional. Lo hemos\ hecho mediante prueba y error, sin capacitación, ni entrenamiento. Pero eran otros tiempos, donde el mercado no era tan demandante. Había tiempo para probar y aprender sobre la marcha. Y reconócelo, cuanto más rápido, fácil y mejor hubiese sido aprender esas habilidades con un entrenamiento, contando con una base y un apoyo.

Hoy en día las empresas necesitan profesionales más cualificados que nunca para ser competitivas. Pero esas cualificaciones necesarias no son las técnicas, son las habilidades blandas. Proporcionar capacitación en habilidades blandas no es un lujo, es una necesidad para las empresas.

Compartir
×