La estrategia de negocios de tu empresa no es nada si no eliges el plan de ejecución adecuado. Incontables líderes llevan a sus empresas a la ruina, a lo más bajo del mercado, solo por ignorar esta realidad.

Puedes pasar meses diseñando la estrategia más meticulosa, detallada y monumental que el sector haya visto, pero si las condiciones no están dadas para una apropiada ejecución de esta estrategia, todo habrá sido en vano.

Los ejecutivos de alto nivel que lo tienen claro: saben que la ejecución lo es todo.

En el libro El arte de la ejecución en los negocios, Larry Bossidy y Ram Charan explican en detalle cómo es que el acto de la ejecución brinda una ventaja competitiva que muy pocas empresas poseen hoy en día.

 

Concentrarnos en ejecutar

Cuando hablamos del futuro de la empresa, siempre se menciona el plan y la estrategia, así como otros factores que poco o nada tienen que ver con la ejecución en sí.

Lo que esta falta de atención en el ejecutar causa es que la organización pierda el foco y la dirección, estancando su desarrollo y siendo arrollada por aquellas empresas que sí se concentran en ejecutar.

Asimismo, líderes sin experiencia creen que la ejecución se da en la organización como una consecuencia natural de la estrategia, por lo que no requiere observación ni esfuerzo por parte de los altos niveles. Esto es uno de los errores más grandes en los que se puede incurrir. La relevancia de la ejecución es mucho mayor, tal como los autores explican en su obra.

El gran problema está en que se ve a la ejecución como un “aspecto táctico”, cuando es mucho más. Por tener esta errónea naturaleza táctica, los líderes dirigen su atención hacia otra cosa, delegando de forma imprudente.

Más allá de una simple etapa o acción, la ejecución representa tres cosas:

  • Una disciplina
  • El principal cometido del liderazgo
  • El elemento crucial de la cultura corporativa

 

El progreso empieza por el líder

Una ejecución eficiente dependerá, en primer lugar, de la capacidad del líder. Sin un líder capacitado para la difícil labor y los inminentes retos, la estrategia está destinada a estancarse y fracasar.

En El arte de la ejecución en los negocios, los autores insisten en que un líder necesita tener 7 comportamientos esenciales para poder ejecutar los planes de la empresa de forma energética y exitosa. Estos comportamientos son:

  1. Conocer el negocio y el personal
  2. Insistir sobre el realismo
  3. Establecer objetivos y prioridades claras
  4. Hacer seguimiento
  5. Premiar el compromiso
  6. Ser mentor
  7. Conocerse a sí mismo

Para los autores, estos comportamientos resultan necesarios para un líder enfocado en la ejecución, pues solo así se darán las condiciones apropiadas para que la estrategia se convierta en realidad.

 

Una cultura de ejecución

La cultura empresarial es algo de lo que siempre hablamos. De hecho, es un tema que los gurús de los negocios aman por muchas razones distintas, pues es lo que da forma, de una u otra manera, al comportamiento y rendimiento del valioso recurso humano.

Es por eso que, si no existe una cultura con orientación a la ejecución, conseguir resultados será muy difícil. Los empleados sencillamente verán la ejecución como un acto singular y que poco tiene que ver con ellos.

Es una situación que choca directamente con las pretensiones de los ejecutivos flojos, no quieren saber sobre la ejecución.

Aquí, el líder es el único que puede hacer los cambios necesarios en la cultura empresarial para hacer que funcione en el plano de la ejecución.

Para lograrlo, es necesario que la cultura tenga una conexión clara con las realidades operativas y estratégicas de la empresa. Para ello, la comunicación directa y eficiente es necesaria. Asimismo, la idea no es demoler la cultura actual, dicen los autores, sino fortalecer los valores de la misma.

Se deben dar las condiciones para que la ejecución y las oportunidades de crecimiento para los trabajadores vayan de la mano, un factor estimulando el otro.

Cuando la compañía decide recompensar a las personas involucradas por sus esfuerzos en la ejecución, la cultura empresarial sufrirá los cambios necesarios de manera orgánica y sin traumatismos.

 

Ejecución eficiente gracias a personal eficiente

En El arte de la ejecución en los negocios, encontramos que la correcta ejecución de un plan estratégico tiene mucho que ver con el tiempo y las energías que el líder invierte eligiendo a los profesionales más adecuados para la tarea.

Puede que un profesional talentoso se encuentre haciendo una labor que no le corresponde, por lo que todo su potencial está siendo desperdiciado por una pobre gerencia. Pero el buen líder, aquel que está interesado en la ejecución, sabe que los trabajadores de alto nivel solo pueden generar los resultados adecuados una vez se les coloca en el puesto correcto.

 

Tres procesos en la ejecución de tu plan

Bossidy y Charan dedican buena parte de su libro a explicar los tres procesos que están detrás de la ejecución, haciendo posibles los resultados para el líder y la empresa. Estos procesos son:

  • El Proceso del Personal.Durante este proceso se deben vincular todos los aspectos de la estrategia con el personal, asegurar un flujo de liderazgo, encontrar a los profesionales más talentosos para la labor y tomar las decisiones necesarias en cuanto al personal incompetente.
  • El Proceso Estratégico.Aquí es esencial identificar todos los problemas que representan un riesgo significativo para el buen desempeño de la estrategia que, hasta ahora, tenemos definida. Es este también el momento más adecuado para estudiar todas las condiciones que afecten a la compañía.
  • El Proceso Operativo.En este último proceso, se traza la ruta de acción para el personal, definiendo objetivos y estimulando la participación de todos. Todo esto debe suceder bajo la mirada atenta del líder, el cual supervisa el correcto desarrollo de la ejecución.

No existe una ejecución eficiente que no involucre estos tres procesos, trabajando siempre en sinergia.

En El arte de la ejecución en los negocios, los autores brindan una nutritiva experiencia que nos deja bien clara la necesidad de un liderazgo con orientación a ejecutar. Evidencie lo inútil que es una estrategia de negocios cuando se descuida este aspecto clave.

 

Actúa hoy

La ejecución energética es lo que mantiene a tu empresa en marcha.

  • Si sientes que tus estrategias se están estancando de alguna forma por ineficiencias al momento de ejecutar, te damos las siguientes recomendaciones:
  • Estudia la situación real de la empresa, en dónde se encuentra y las circunstancias externas que le pueden afectar.
    Define los objetivos de cada estrategia y hazlos públicos, para que la organización entera esté al tanto.
  • Toma en serio el recompensar a los empleados más comprometidos con los resultados a la hora de la ejecución. Elabora sistemas de compensación en base al desempeño.
  • No dudes en despedir al personal que se niegue a hacer su labor como debería. Necesitarás profesionales verdaderamente comprometidos en cada rol.
  • Monitorea cada etapa de la ejecución e involúcrate, como líder que eres, tanto como puedas en los diferentes procesos.
  • Acondiciona tu mentalidad de ejecutivo de alto nivel y sentido del liderazgo para darle máxima prioridad a la ejecución. (Por encima de la planificación).

 

Descarga el ebook Coaching ejecutivo para líderes y sigue desarrollando tus habilidades de liderazgo.

Compartir
×