Aproximadamente el 40% de los CEOs son MBA. Muchos estudios a gran escala han encontrado que el liderazgo basado exclusivamente en la lógica aprendida en un MBA no suele ser suficiente para lograr resultados satisfactorios, financieros y culturales a largo plazo, y que a menudo resulta negativo para la productividad organizacional.

En un estudio, los investigadores compararon el rendimiento organizacional de 440 CEOs celebrados en las portadas de revistas como BusinessWeek, Fortune y Forbes. Dividieron a los CEOs en dos grupos; aquellos con un MBA y aquellos sin el, para después monitorear su rendimiento durante 7 años. Sorprendentemente el rendimiento de quienes tenían MBA fue significativamente peor. Otro estudio publicado por el Journal of Business Ethics, observo los resultados de más de 5,000 CEOs y llegó a conclusiones similares.

Por supuesto, no estoy diciendo que los MBAs no son útiles para dirigir una organización. Pero si la lógica linear entrenada en un MBA se convierte en el foco principal, sin poner atención en otras habilidades, como auto consciencia, empatía y la cultura de la organización, el liderazgo esta desequilibrado.

Bill George, profesor de liderazgo en la Harvard Business School, exCEO de Medtronic y autor de True North Discover Authentic Leadership, dice que la autoconsciencia es el punto inicial del liderazgo. La autoconsciencia es la habilidad de ser conscientes de nuestros pensamientos, emociones y valores en cada momento. A través de la autoconsciencia, podemos liderarnos a nosotros mismos, con autenticidad e integridad y, por ende, liderar mejor a otros y a nuestras organizaciones.

Otro estudio de más de 1.000 líderes en más de 800 compañías en 100 países, encontró que líderes en los más altos niveles tenían, en general, mejor autoconsciencia que líderes más bajos en las jerarquías organizacionales. Esto puede ser porque una autoconsciencia más fuerte acelera el proceso de promoción, o porque conforme crecemos profesionalmente, tendemos a incrementar nuestra autoconsciencia conforme nuestras responsabilidades de liderazgo aumentan.

Afortunadamente la autoconsciencia puede ser cultivada por cualquier persona, para complementar nuestras habilidades de liderazgo tradicionales.

Cómo cultivar la autoconsciencia

Adopta la práctica de meditación diaria

En un estudio publicado por Nature Neuroscience público se muestra que una práctica corta de meditación diaria genera cambios estructurales en la función del cerebro que incrementan la autoconsciencia.

La meditación te permite expandir tu consciencia de lo que está pasando en tu mente en cada momento. Te ayuda a notar y regular tus emociones. Te permite entender mejor el comportamiento, reacciones y emociones de las personas que lideras, creando mejores relaciones y generando mayor impacto.

Toma descansos regulares

Cuando estamos bajo presión, tendemos a hacer lo que siempre hemos hecho; regresamos a nuestro pensamiento y comportamiento habitual. Esto disminuye nuestra consciencia y deja poco espacio para comprenderte a ti y a las personas que lideras. Tomar descansos cortos regulares, incluso de solo dos minutos, te saca de tus comportamiento y pensamiento habitual. Te brinda espacio para incrementar tu consciencia y ver las cosas con mayor claridad.

Una pausa para incrementar tu consciencia es una pausa en la que no haces nada. No revisas los titulares de las noticias, tu teléfono o las redes sociales. Simplemente dejas tu teléfono y tu computadora y miras por la ventana, o cierras los ojos o caminas por el pasillo y regresas.

Pon atención a lo que los demás dicen

Cuando estamos ocupados, nuestro cerebro funciona mediante reconocimiento de patrones. Elige la simplicidad. Cuando otros te hablan, tu cerebro automáticamente busca lo que ha escuchado antes y elimina lo nuevo. Esto provoca que muchas veces no escuches las preocupaciones y opiniones de otros y no estés conectado con el pulso de la cultura de tu organización. Corres el riesgo de permanecer encapsulado en tu burbuja de liderazgo, solo escuchándote a ti mismo.

Para evitar este reconocimiento de patrones, haz un esfuerzo por escuchar con mucha atención y sin interrumpir. Ignora la voz interior que comenta sobre todo lo que escucha.

 

Mantén tu mente abierta y curiosa. Sé consciente de ti y de tu equipo.

 

Una excelente herramienta para ayudarte a cultivar la autoconsciencia es el coaching. Descarga gratis el ebook Coaching ejecutivo para líderes

Compartir
×